hp-support-head-portlet

Acciones
Cargando...
Soporte al cliente de HP: base de conocimientos

hp-contact-secondary-navigation-portlet

Acciones
Cargando...

hp-share-print-widget-portlet

Acciones
Cargando...
  • Información
    Más información sobre cómo actualizar a Windows 11

    Guía de actualización a Windows 11

    Información

    Arregle y solucione problemas de actualización de Windows 10 en una Computadora o Impresora HP. Haga clic aquí

    Información

    ¿Problemas de audio o sonido? ¡Pruebe nuestro automatizado HP Audio check!

    Información
    Aclaración de Hoja de Garantía en Impresoras

    Hojas de Garantía con información no actualizada fueron adjuntadas en algunas Impresoras en Argentina, para conocer más detalles leer Fe de Erratas.

  • Comentarios

hp-concentra-wrapper-portlet

Acciones
Cargando...

Notebooks HP - Utilización de los dispositivos inalámbricos G y N en una red doméstica

A medida que las tecnologías inalámbricas evolucionan, es importante entender algunos problemas que pueden producirse al actualizar la red doméstica, los equipos y otros dispositivos inalámbricos del estándar 802.11g al estándar 802.11n.
Una conexión inalámbrica 802.11n ofrece velocidad, alcance y confiabilidad suficientes para soportar la transmisión de videos en alta definición mientras escucha archivos de música digitales, mantiene conversaciones telefónicas vía VoIP (Voz sobre IP) y juega en línea con varios jugadores, pero sólo si el enrutador y el resto de la red también admiten dichas velocidades.
Para aprovechar la tecnología 802.11n más reciente, el equipo, otros dispositivos inalámbricos y el enrutador o punto de acceso WLAN deben ser compatibles con 802.11n. Si tiene un enrutador 802.11n, pero los dispositivos conectados a la red inalámbrica son compatibles con 802.11g, la velocidad de la red reflejará la conexión 802.11g.

Estándares de red inalámbrica

Los dispositivos para red de área local inalámbrica (WLAN) pueden utilizar distintos estándares inalámbricos (como IEEE 802.11a, 802.11b, 802.11g o 802.11n). Cada estándar ofrece un amplio rango de velocidades de conexión, anchos de banda, canales y medidas de seguridad. Existen algunos problemas de compatibilidad al usar dispositivos 802.11g y 802.11n en la misma WLAN.

Puntos de acceso

Un punto de acceso inalámbrico (AP) es una retransmisión entre un cliente inalámbrico (como una notebook o una impresora con un adaptador WLAN) y un dispositivo de acceso a la red (como un módem DSL o un enrutador VDSL). Un enrutador inalámbrico, como el que más se utiliza en las redes domésticas, es sencillamente la unión física entre dos componentes de hardware independientes: un AP y un dispositivo de acceso a la red. Para redes más grandes y más complejas, los AP están físicamente separados del dispositivo de acceso a la red y conectados a ellos a través de cables Ethernet.
Para los siguientes ejemplos, el término AP se refiere al dispositivo que administra las conexiones inalámbricas en la red. El término cliente hace referencia a un equipo, una impresora u otro dispositivo habilitado para conexión inalámbrica que se conecta al AP.
Un AP puede afectar el ancho de banda y la velocidad de conexión de su notebook de la siguiente manera:
Si hay varios clientes inalámbricos, la mayoría de los AP detectarán el dispositivo con el estándar más antiguo y disminuirán la velocidad de todas las conexiones hasta llegar a la más lenta. Los AP más nuevos pueden detectar las conexiones 802.11g y 802.11n, y comunicarse con cada dispositivo a la mejor velocidad. Consulte la documentación que vino con su AP para ver instrucciones sobre cómo determinar su capacidad y sus opciones de configuración.
Recuerde: El enlace más lento en la cadena de la red establece el límite en la capacidad máxima de su cliente.

Capacidad real frente a capacidad máxima

Las pruebas realizadas en las notebooks que cuentan con un adaptador WLAN 802.11n indican que la capacidad real del equipo es más baja que la que se describe en las especificaciones. Esto se debe a que la capacidad especificada es la capacidad máxima físicamente posible de alcanzar bloqueando toda interferencia externa y utilizando datos sin procesar que están libres de una sobrecarga de la red.
La capacidad real suele ser más baja, ya que la sobrecarga de las redes, como la gestión de enlaces, la calidad del servicio, la detección y corrección de errores, siempre reducirá la capacidad máxima. Con las redes inalámbricas, también tiene que tener en cuenta la degradación de la señal si el dispositivo del cliente está demasiado lejos del punto de acceso y si hay interferencias de otros dispositivos en el área, como teléfonos inalámbricos, que suelen funcionar en las mismas bandas de radio que los clientes.
En términos generales, un dispositivo puede alcanzar el 60% de la capacidad especificada. Por lo tanto, es más probable que un adaptador inalámbrico 802.11n que puede alcanzar una capacidad máxima de 300 Mbps, llegue a una capacidad real de 130 Mbps (o menos).

Compartir ancho de banda con varios clientes

Cuando varios equipos y clientes inalámbricos comparten una única conexión, ya sea a través del mismo punto de acceso o enrutador, la cantidad total de ancho de banda disponible se divide entre los dispositivos. Por ejemplo, en una red inalámbrica, cuando una persona juega videojuegos al mismo tiempo que otra ve una película y otra trata de navegar por Internet, la cantidad total de ancho de banda disponible se divide entre todos los usuarios. Esto puede tener un impacto significativo en la capacidad de su cliente.
Asimismo, cuando su equipo se conecta en forma inalámbrica a un punto de acceso público o a una red corporativa, la capacidad del equipo se reduce, ya que está compartiendo ancho de banda con todas las demás personas que se encuentran conectadas a la red.

Seguridad inalámbrica y rendimiento de la red

Cada vez que se conecta a una red inalámbrica, debe usar un protocolo de seguridad para proteger sus datos. El estándar 802.11n requiere que utilice autenticación WPA2 con encriptación AES o ninguna seguridad, a fin de poder utilizar las velocidades de 802.11n por completo. Seleccionar otros algoritmos de seguridad inalámbrica, como WEP o WPA, que eran populares con 802.11g, o métodos de encriptación TKIP, puede reducir significativamente el rendimiento a los niveles de 802.11g.

Entrada múltiple - Salida múltiple (MIMO)

El estándar 802.11n permite que dos señales transmitan y reciban datos, pero sólo si un adaptador inalámbrico tiene dos antenas. Este tipo de configuración se denomina Entrada múltiple - Salida múltiple (MIMO). Cada señal permite una capacidad máxima de 150 Mbps, por lo que dos antenas juntas permiten una capacidad máxima total de 300 Mbps. Tome en cuenta que ésta no es necesariamente la capacidad real. En algunas configuraciones de adaptador inalámbrico, puede haber dos antenas, pero los datos que se transmiten se limitan a una antena (150 Mbps), al tiempo que los datos que se reciben utilizan ambas antenas (300 Mbps).
Si cree que un cliente 802.11n no está alcanzando velocidades reales de 802.11n, verifique las especificaciones para ver si tiene una configuración MIMO.

Anchos de banda y frecuencias inalámbricas

Todos los dispositivos inalámbricos funcionan con un ancho de banda de 20 MHz (802.11a, 802.11b, 802.11g y 802.11n) o con un ancho de banda de 40 MHz (802.11n). Estos dos anchos de banda, a su vez, se dividen en tres bandas de frecuencia: 2,4 GHz, 3,6 GHz y 5,0 GHz. Además, cada banda permite una cantidad específica de canales. Cuando un cliente inalámbrico se conecta a un punto de acceso, se conecta a un canal específico en una frecuencia y ancho de banda específicos.
Existen distintos problemas relacionados con la frecuencia y el ancho de banda que pueden afectar la capacidad de un cliente en una red inalámbrica. Los problemas más comunes son:

hp-feedback-input-portlet

Acciones
Cargando...

hp-feedback-banner-portlet

Acciones
Cargando...

hp-country-locator-portlet

Acciones
Cargando...
País/región: Flag Argentina

hp-detect-load-my-device-portlet

Acciones
Cargando...